DOC

Mary Balogh - Serie Georgiana 01 - Despiadado

By Roberta Harris,2014-05-22 02:14
12 views 0
Mary Balogh - Serie Georgiana 01 - Despiadado

Despiadado Despiadado

Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    ÍNDICE

    Argumento .......................................................................................4 Capítulo 1 .........................................................................................5 Capítulo 2 ....................................................................................... 18 Capítulo 3 ....................................................................................... 29 Capítulo 4 ....................................................................................... 40 Capítulo 5 ....................................................................................... 51 Capítulo 6 ....................................................................................... 63 Capítulo 7 ....................................................................................... 75 Capítulo 8 ....................................................................................... 88 Capítulo 9 ....................................................................................... 99 Capítulo 10 ................................................................................... 110 Capítulo 11 ................................................................................... 121 Capítulo 12 ................................................................................... 135 Capítulo 13 ................................................................................... 147 Capítulo 14 ................................................................................... 158 Capítulo 15 ................................................................................... 171 Capítulo 16 ................................................................................... 186 Capítulo 17 ................................................................................... 196 Capítulo 18 ................................................................................... 208 Capítulo 19 ................................................................................... 221 Capítulo 20 ................................................................................... 234 Capítulo 21 ................................................................................... 245 Capítulo 22 ................................................................................... 258 Capítulo 23 ................................................................................... 269

    2

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    Capítulo 24 ................................................................................... 282 Capítulo 25 ................................................................................... 295 Capítulo 26 ................................................................................... 308 Capítulo 27 ................................................................................... 318 Capítulo 28 ................................................................................... 330

    3

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

     ArgumentoArgumento

    Lucas Kendrick, duque de Harndon, nunca ha conocido a una mujer como lady Anna Marlowe. Durante años se ha negado a sentir amor, pero estaba cautivado por la belleza e inocencia de Anna. Para Anna no es desconocido el dolor y el sufrimiento, y está aprendiendo que en la vida quizás todavía queda algo de alegría... y amor.

    4

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    Capítulo 1

Confianza, niña dijo lady Sterne a su ahijada, es tiempo que pienses en ti

    misma. Siempre ha sido tu familia, primero tu madre, descanse su alma en paz, luego tu padre, que descanse en paz, y siempre tu hermano y las niñas. Bien ahora, Victor es mayor de edad y ha tomado posesión de su herencia, Charlotte se ha casado, Agnes es tan bonita como un prado primaveral y seguro se casará pronto con alguno de los candidatos que le hemos presentado, y Emily… bien, sencillamente no puedes

    sacrificarte por tu hermana menor. Es tiempo que veles por tus intereses. Lady Anna Marlowe sonrió y observó a su hermana menor en el otro extremo de la galería quien se equipaba con modernos trajes adecuados para Londres. Los rollos de tela, en su mayor parte sedas y rasos brillantes, eran apilados sobre las mesas, una cierta cantidad de ellos fueron desenrollados. Tuvo que admitir que había cierta excitación en la escena y la anticipación de ver las ropas hechas y puestas. Agnes tiene dieciocho, tía Marjorie dijo ella. Yo tengo veinticinco. Para

    vestir santos, podría decirse.

    Y juro que es donde tú tienes el deseo de quedarte dijo lady Sterne

    agudamente. La vida pasa inadvertidamente rápida, niña, y eso se agudiza a pasos agigantados cuando uno envejece, lo juro. Y la vida puede llenarse de pesares por lo que pudo haberse hecho en el pasado pero que no se hizo. No es demasiado tarde para que busques a un marido, pero en un año o en dos quizás lo sea. Los hombres no buscan para procrear entre las mujeres que pisan los treinta años y por supuesto buscan tener herederos cuando escogen a sus parejas. Tienes una gran cantidad de amor para dar, Anna. Ahora deberías estar buscando a un marido para dárselo y para recibir a cambio amor, posición y seguridad.

    Ese último punto dio en el blanco. Victor, era hermano de Anna, y recientemente había celebrado su cumpleaños veintiuno. Con los días como universitario detrás y el nuevo título de conde de Royce desde la muerte de su padre hacía algo más de un año ya estaba listo para regresar a casa y tomar sus responsabilidades allí. Él se había comprometido recientemente. ?Dónde la dejaba eso? se preguntó Anna. ?Y Agnes y Emily? Repentinamente su hogar ya no lo era más. No es que Victor o Constance las rechazaran, eso no era lo importante. Pero no le gustaría invadir la casa a una pareja recién casada, especialmente no en la condición de hermana soltera.

    5

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    Ella era una solterona. Anna entrelazó sus manos apretadamente en su regazo. Pero no podría casarse. El pensamiento trajo a su cabeza la tan familiar frialdad y la dificultad para respirar. Ella batalló contra el mareo.

    Traje a Agnes a Londres ante tu insistencia, tía dijo ella. Es más probable

    que encuentre un marido elegible aquí que en las cercanías de Elm Court. Si ella puede establecerse, estaré contenta.

    Niña dijo su madrina, te impulsé a traer a tu hermana, no a que la enviaras. Intento que ambas encuentren maridos. Pero sobre todo tú, Anna. Tú eres mi ahijada, la única. Agnes no es nada para mí excepto la hija de mi estimada Lucy. Pues aunque todos ustedes son lo suficientemente dulces como para llamarme tía, no soy nada de eso, tú lo sabes. Ya veo que madame Delacroix casi ha acabado de tomar las medidas. Ella se puso de pie. Te tendré, también a ti, ataviada correctamente para el lugar, mi querida. Excusa mi brusquedad, pero te ves muy rústica. Tu miriñaque debería ser el doble de grande de lo que es.

    Los miriñaques tan grandes se ven muy ridículos dijo Anna. Ridículos, pero

    maravillosamente femeninos y bonitos, pensó ella traidoramente. Y su madrina le había recordado que no había vínculo real entre ella y Agnes. ?Podría ser que esperase llevar a Agnes, a todos los acontecimientos sociales en los cuales debían asistir para que ella consiguiera un marido? ?No era esa la responsabilidad de Anna? ?Y no haría que sea maravillosamente excitante vestirse a la moda y desenvolverse en la sociedad por poco tiempo? ?Simplemente por un rato?

    Regresaré. Y por supuesto que tú estarás aquí cuando lo haga. ?Recordarás tú, mi Anna, que eres mía? ?En cuerpo y alma?

    La voz fue tan vívida en su cabeza como si el hombre que las había pronunciado se posara en su hombro y pronunciara las palabras ahora. Habían sido dichas hacía un año en Elm Court. Mucho tiempo atrás y de forma muy vaga. Él no regresaría. Y aun si lo hiciera, seguramente no haría daño que ella disfrutara un poco antes de que él volviera. Ella tenía sólo veinticinco años de edad. Y realmente había habido muy poco disfrute en su vida. Seguramente sólo un poco… no era como si ella fuere en

    busca de un marido, después de todo. Ella sabía muy bien que nunca podría casarse. Pues bien, puede ser dijo ella, levantándose para parase al lado de lady

    Sterne, podría hacerme unos pocos vestidos nuevos a fin de no avergonzarte si me aventuro a salir contigo un par de veces.

    Niña dijo su madrina, sería difícil para ti hacer eso cuando tienes tal belleza. No obstante, la moda tiene importancia. Ven. Ella entrelazó su brazo con el de

    Anna y la hizo avanzar a través del cuarto. Procedamos antes que cambies de idea.

    6

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    Agnes, ruborizada y con los ojos brillantes, exclamaba que ella posiblemente no necesitaría todas las prendas que Madame Delacroix proclamara como esencialmente necesarias para una joven señorita de buena cuna al hacer su primera aparición en sociedad. El corazón de su hermana Anna estaba fuera de sí. Ella tenía dieciocho años y había estado de luto durante dos años, primero por su madre y luego por su padre. Aun antes de que la madre hubiera estado enferma, el padre había estado enfermo también. Había habido pobreza y muy pocas oportunidades para que Agnes disfrutara de su juventud.

    Niña dijo lady Sterne a Agnes, sabes tú que no podrías en absoluto, lucir los

    mismos vestidos una y otra vez. Madame es una experta en su trabajo. Además, ha recibido instrucciones estrictas de mi parte. Y ahora es el turno de Anna. Lady Sterne había insistido desde el principio en que ella cubriría todos los gastos en que incurrieran en los pocos meses que estuvieran en Londres. Sería un sueño hecho realidad para ella, proclamó, tener a dos jóvenes señoritas bajo su auspicio e introducirlas en sociedad ya que nunca tuvo hijos propios. Anna había traído algún dinero con ella. Victor había insistido en que tomara un poco de las fondos de la propiedad, debido a que esperaba hacerla prosperar otra vez en los siguientes años. Y quizá nunca lo lograría si pero Anna se rehusó a continuar pensando. No iba a

    pensar acerca de ello por un mes o dos. Iba a darse la oportunidad de cicatrizar un poco. Le había dicho a su madrina que mantendría una estricta cuenta de todo lo que fuera gastado en ella y en Agnes, que considerase que eso era un préstamo que le sería devuelto cuando ella pudiera.

    Y así, después de todo, se encontró pasando por las capaces manos de Madame Delacroix, medida, pinchada, aguijoneada, espoleada y cubierta. Le pareció que había permanecido inmóvil por horas al intercambiar opiniones las dos señoras mayores sobre telas, adornos y diseños para enaguas, corsés, vestidos escotados, vestidos cerrados y sacos, era todo muy vertiginoso. Fue conminada a quedarse quieta más de lo que estaba acostumbrada y miraba hacia abajo con algo de vergüenza y algo de fascinación, en la forma que levantaban sus senos, haciéndolos parecer voluminosos y más femeninos. Lo vinculó con las barbas de ballena que eran tan gruesas que se preguntó cómo se atravesaría a lucirlos.

    Estaba disfrutando de cada instante.

    Qué maravilloso era, pensó, sentirse joven y libre.

    No es que ella fuera otra en realidad. La juventud le había pasado de largo. Y en lo que respecta a su libertad… bueno. Anna sintió ligeras n{useas, por un momento cuando recordó que muchísimas veces no había sido libre. Si él regresaba de América como había jurado que lo haría… Pero ella no estaba tratando de liberarse por

    7

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    siempre. Meramente por un par de meses. Seguramente él no le mezquinaría ese tiempo aun si estuviera al tanto.

    Qué maravilloso sería sentirse joven y libre por dos meses enteros. Juro, niña dijo lady Sterne cuando los arreglos estuvieron finalmente terminados, los años no perdonan un instante. Has pasado por muchos apuros y has permanecido devota a tu familia completamente. Ahora es el tiempo para ti misma. Y no es demasiado tarde. Mientras viva, voy a procurar encontrarte un marido muy especial.

    Anna se rió.

    Será suficiente con asistir a algunas fiestas y conciertos, tía dijo ella. Lo

    recordaré para toda la vida. No tengo necesidad de un marido. ?Bah! dijo su madrina enérgicamente.

    ; ;

    Por Dios, nos hiciste parecer unos palurdos a todos nosotros esta noche, muchacho dijo Theodore, lord Quinn, golpeándose el muslo con deleite cuando se sentó en una profunda silla en la biblioteca de su sobrino y se sirvió un vaso de brandy con la asistencia del ayuda de cámara antes de que al hombre se le diera permiso para salir. Él se rió con satisfacción. Fue realmente el abanico lo que mató.

    Luke Kendrick, duque de Harndon, no bebía ni estaba sentado. Estaba de pie apoyándose elegantemente sobre la repisa de mármol de la chimenea. Levantó el abanico al que acaba de referirse su tío, una pequeña cosa de marfil y oro, y lo abrió para abanicarse lánguidamente delante de la cara.

    Sirve para enfriar la frente de uno en una habitación caldeada dijo él, tiene

    una función puramente práctica, mi querido.

    Su tío estaba de ánimo divertido. Él se rió de nuevo.

    Que te llevé la peste Luke dijo él, seriamente pareces afectado cuando usas

    polvo, te pones colorete y los parches.

    Su sobrino arqueó sus cejas.

    ?Quieres hacerme aparecer en sociedad medio desnudo, Theo? preguntó él.

    No mi muchacho dijo Lord Quinn. Él tomó un considerable trago de su vaso, lo saboreó por algunos momentos en su lengua y luego tragó. He pasado tiempo

    8

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    en París y conozco cómo se visten los hombres y cómo se comportan allí. Aunque allí, según recuerdo, tienes una reputación bastante destacada por crear la moda y lograr adeptos. Quizás es una buena cosa que también tengas una reputación como un tirador letal y gran espadachín, o casi podría pensarse…

    ?Sí? Los ojos gris claros de su sobrino se entrecerraron ligeramente y el abanico se aquietó en sus manos. ?Qué es lo que casi podría pensarse?

    Pero su tío meramente se rió y lo miró de pies a cabeza con pausada apreciación. Los ojos divertidos repasaron el cabello empolvado pulcramente, enrollado en los costados de la cabeza, atrás el pelo largo atado con un lazo negro de seda en la nuca, era su cabello, no una peluca, el austero rostro empolvado bien parecido, el rubor de colorete y un negro parche; el abrigo de seda azul profundo con faldones ribeteados en plata y fastuosamente bordado en plata; el chaleco plateado bordado en azul; los pantalones grises ajustados y las medias de seda blancas; los zapatos de hebillas de plata con sus tacones altos rojos. El duque de Harndon era el epítome mismo del esplendor parisino. Y luego, claro está, allí estaba la espada de ceremonia en su costado con su empuñadura enjoyada de color zafiro, un arma con la cual su gracia, se decía, era más que ordinariamente hábil.

    Me rehúso a contestar, muchacho dijo lord Quinn al fin, porque no imagino

    tener la punta de esa espada asomando por mi columna vertebral. Pero en cierto modo abandonaste temprano al White esta noche. Serás el tema de conversación allí por el resto de la noche, te lo garantizo. Él se rió ahogadamente una vez más.

    Luke, juro que Jessop estuvo muy cerca de tragarse su oporto, el vaso y todo lo demás, cuando sacaste por primera vez el abanico y luego lo abriste. Si recuerdas, Theo dijo Luke, abanicándose otra vez, sin compartir la risa,

    salí de París con la máxima renuencia. Me hiciste entrar en razón. Pero antes de que hables, te diré que me pondré muy molesto si quieres convertirme en el típico caballero inglés, acosándome con para que use esas levitas que no me queda bien, con que contrate personal y sabuesos pegados a mis talones, que tome cerveza inglesa y ponga juramentos ingleses en mis labios. Eso no lo esperes de mí. Escucha, Luke le dijo el tío, repentinamente serio. Si tuve que persuadirte

    de regresar a casa, fue sólo porque tú no tomas la responsabilidad sobre tus hombros y en tu ausencia todo quedó destruido y en ruinas en Bowden Abbey.

    Quizá dijo fríamente el duque de Harndon, no me importa ni el chasquido

    de dos dedos lo que le ocurra a Bowden Abbey ni a quienes viven allí, Theo. He estado bastante bien sin ellos en los pasados diez años.

    No, muchacho dijo su tío, te conozco mejor que la mayoría. Lo frío que

    puedes parecer cuando no estás hechizando a las mujeres y persuadiéndolas con tus

    9

    Despiadado Despiadado

     Mary BaloghMary Balogh01 Serie Georgiana 01 Serie Georgiana

    encantos para meterlas en tu cama, y la frialdad a la que tienes derecho después de la forma injusta en que fuiste tratado. Pero sé que el Luke de diez años atrás está escondido en alguna parte del Luke de hoy. A ti te importa, muchacho. Además, existe tal cosa como la responsabilidad y tú eres el duque de Harndon ahora y lo has sido desde hace dos años.

    Nunca busqué tal posición dijo Luke, o eso creo, Theo. George era mayor

    que yo, y George se casó hace diez años atrás. Por un momento hubo algo parecido

    a la mofa en su voz. Uno podría haber esperado descendencia masculina en los ocho años anteriores a su muerte.

    dijo su tío. Pero sólo hubo un único hijo y el niño nació muerto, Luke. Por las buenas o por las malas, eres el cabeza de familia, y ellos te necesitan. Tienen una forma extraña de demostrar necesidad dijo Luke, abanicándose

    lentamente otra vez. Si no fuera por ti, Theo, no sabría si cualquiera de ellos aún vive o están todos muertos. Y si ellos están necesitados, quizás se arrepientan si comienzo a responderles.

    El tiempo cura viejas heridas dijo su tío, y lo embarazoso de un largo y

    mutuo silencio conlleva el sobreponerse. Ashley y Doris eran demasiados jóvenes para responsabilizarse por cualquier cosa que ocurriera, y tu madre, mi hermana, pues bien, tu madre es tan orgullosa como tú, muchacho. Y Henrietta… —él se

    encogió de hombros expresivamente, incapaz de completar la frase. Y Henrietta es la viuda de George dijo Luke quedamente, abanicándose

    todavía.

    Sí. Suspiró lord Quinn. Has comenzado mal, muchacho, arrendando esta

    casa en lugar de instalarte en la atractiva residencia de Harndon House. Piensa lo extraño que es que tú vivas aquí mientras tu madre, tu hermano y tu hermana están allí.

    Olvidas, querido dijo Luke, mirando de modo penetrante a su tío por debajo de sus párpados entornados, que me importa un higo lo que la gente piense.

    Sí, así es. Lord Quinn acabó drásticamente su vaso. Pero tú aun no les has

    hecho una visita.

    Luke se sentó al fin, cruzando elegantemente las piernas. Él dejó su abanico y extrajo de un bolsillo una tabaquera esmaltada, adornada con joyas. Colocó una pizca de rapé en la parte de atrás de una mano y procedió pausadamente a inhalarlo por cada orificio de la nariz antes de contestar.

    No dijo él, no los he visitado aún, mi querido. Quizás haga eso mañana o al día siguiente. Quizás no.

    10

Report this document

For any questions or suggestions please email
cust-service@docsford.com