DOC

MIS QUERIDOS ABUELOS Y ABUELAS

By Eugene Williams,2014-12-29 18:48
9 views 0
MIS QUERIDOS ABUELOS Y ABUELAS

    MIS QUERIDOS ABUELOS Y ABUELAS

    Yo he tenido la fortuna de conocer a mis abuelos y abuelas. Desafortunadamente a mis diez años, solo vive mi abuela materna y además vive muy lejos.

    Pero les contaré como fueron mis abuelos y lo que han dejado ellos en lo más hondo de mi corazón.

    Mi abuelo Alfredo nació en el año 1924 en Cali, cuando este era solo un pueblo, mi abuela Melba nació en Bolívar (Valle), su papa era dueño de una finca en ese municipio, llegó a Cali luego de que por causa de la violencia política que vivió nuestro País hace muchos años tuvieran que abandonarla.

    Alfredo y Melba fueron los padres de mi papá, siempre vivieron juntos, se construyeron su casa en el Barrio La Unión de Vivienda Popular de Cali, mi abuelo era delgado y fuerte, puesto que su trabajo era la albañilería, de esta manera construyó y embelleció la casa de mucha gente, sus manos eran fuertes y muy diestras en su labor, fue un hombre muy activo y ágil, hasta poco tiempo antes de su fallecimiento realizó largas caminatas desde su casa hasta el barrió Junín, donde vivía mi tía Maria Teresa, el era muy cariñoso conmigo, me decía "Sarita, cómo está mi niña?", algunas veces me dejaban al cuidado suyo cuando mis padres debían realizar alguna vuelta.

    Cuando estaba en casa veía la tele, le encantaba el Deportivo Cali, y la cerveza Poker, le fascinaba, era muy alegre, quiso mucho a mi mamá y en ocasiones le contabas historias de su vida de joven.

    En sus últimos años dejó de trabajar, pues empezó a perder la vista, sin embargo no era impedimento para salir a caminar, se levantaba muy temprano, tomaba un baño, siempre con agua fría, decía que luego hacía ejercicios de "magnesia" refiriéndose de manera chistosa a la gimnasia que el realizaba.

    Mi abuelo murió en Julio 17 de 2006, a los 82 años de edad, o sea, hace cuatro meses, el decía que ya estaba listo y que mi abuela lo estaba llamando. Sentimos mucho su partida, sin embargo dimos gracias a Dios, pues se encontraba muy enfermito. Le recuerdo con mucho cariño, pues el abuelo con el que mas compartí y mas cerca estuvo de mi.

    Siempre supe que mi abuelo quiso a mi abuela, y siempre estuvo cerca de ella. Mi abuela Melba, murió cuando yo tenía dos años de edad, por esta razón no tengo muchos recuerdos de ella, por lo que me cuentan fue una mujer muy tranquila, era de contextura gruesa, o sea gordita, tenía ojos verdes como esmeraldas, piel blanca y cabello cano, ella me cuidaba cuando yo era muy pequeña, cuando mis padres iban al trabajo, también vivimos algunos meses en su casa, yo era muy pequeña, incluso aun no caminaba, por esta época mis papas estaban construyendo nuestra casa.

    La abuela, al igual que mi abuelo murió de Cáncer Hepático (o sea, del hígado), gracias a Dios en ambos casos fue corto su sufrimiento.

    En cuanto a mis abuelos maternos Rodriga Y Adelaida, de ellos recuerdo poco ya que es con quien menos contacto he tenido, aunque mi el abuelo Rodriga vivió siempre en Cali, era poco el contacto con él, era alto, de piel blanca, su vida fue muy activa, de joven trabajó como conductor de bus, luego por influencia de su mamá quien fue también muy emprendedora, él empezó a trabajar con grupos políticos de Cali, por otra parte, como empresario hizo parte de las directivas de algunas de las empresas de transportes de Cali. Cuenta mi mamá que conoció a mi abuela en uno sus viajes que hizo al Departamento del Huila, se enamoraron, trajo a mi abuela para Cali, sin embargo vivieron juntos poco tiempo, mi mamá tenía tan solo tres años de edad cuando ellos se separaron.

    Mi mamá dice que fue un hombre echado pa'lante, de buena salud, los buses era una de sus pasiones, además era propietario por lo menos de cuatro, también hacia parte de la junta directiva de las mejores empresas de transportes con que cuenta nuestra ciudad hoy día.

    Siempre fue un hombre ocupado, sin embargo, en ocasiones nos reuníamos con él en su finca, desde la cual caminábamos hasta el kilómetro 18 de la vía al mar, amaba la naturaleza, tenía perros, patos, gallinas y algunos cultivos de frutas. Dice mi mamá que era de muy buen humor, alegre, buen bailarín, desde hace tres años no contamos con su compañía.

    Mi abuela Adelaida, desde que se separó de fue a vivir a Pitalito (Huila) y allí permanece hasta el día de hoy, vive solita en sus casa, tiene algunos animales, a veces hablo con ella por teléfono y quizá uno de estos días viva con nosotros aca en Cali.

Report this document

For any questions or suggestions please email
cust-service@docsford.com