DOC

La Trinidad

By Christine Turner,2014-08-11 22:15
12 views 0
La Trinidad

     2

    (5)

    CONTENIDO.-

    PRÓLOGO: …………………………………………………………………… 09

INTRODUCCIÓN: …………………………………………………………….. 12

    SECCIÓN 1: Evidencia bíblica para la deidad plena de Cristo, la personalidad del Espíritu, y la unidad y unicidad de la Divinidad

CAPÍTULO 1: La evidencia bíblica más fuerte para la Trinidad ……………… 22

CAPÍTULO 2: La deidad plena y eterna de Cristo: Parte I Las Epístolas del

    Nuevo Testamento, el Antiguo Testamento y los Evangelios ……………… 40

CAPÍTULO 3: La deidad plena y eterna de Cristo: Parte II El Evangelio de

     Juan . 57

    SUPLEMENTO Al CAPÍTULO 3: Explicación gramatical de Juan 1:1: "El Verbo era Dios" …………………………………………………………………… 68

    CAPÍTULO 4: La personalidad y deidad del Espíritu y la unicidad trina de la Divinidad ……………………………………………………………………… 73

CAPÍTULO 5: Evidencias trinitarias en el libro del Apocalipsis ……………… 86

CAPÍTULO 6: Objeciones bíblicas a la Trinidad ……………………………… 101

    SUPLEMENTO AL CAPÍTULO 6: Otros textos que se usan contra la Trinidad . 119

CAPÍTULO 7: Objeciones lógicas a la Trinidad ………………………………. 124

    SECCIÓN II: Historia de la doctrina de la Trinidad desde el año 100 d.C. hasta el 1500 d.C.

CAPÍTUL 8: La Trinidad en los siglos I y II ……………………………………… 132

CAPÍTULO 9: La Trinidad en los siglos III y IV ……………………………….. 144

CAPÍTULO10:La Trinidad en la Edad Media………………………………… 162

    SECCIÓN III: La Trinidad y el antitrinitarismo desde la Reforma hasta el Movimiento Adventista

CAPÍTULO 11: La Trinidad en la era de la Reforma: cuatro puntos de vista…… 174

    CAPÍTULO 12: La Trinidad y el antitrinitarismo en la Norteamérica primitiva 192

    CAPÍTULO 13: La Trinidad y el antitrinitarismo en la historia de los adventistas del séptimo día ……………………………………………………………………… 200

     3

    CAPÍTULO 14: El papel de Elena de White en el debate trinitario………… 215

    SUPLEMENTO AL CAPÍTULO 14: Elena de White sobre la Trinidad: Los principales

    documentos básicos …………………………………………………………………234

SECCIÓN IV: La doctrina de la Trinidad y sus implicancias para el pensamiento y la

    práctica cristianos

    CAPITULO 15: Por qué es importante la Trinidad: Parte I El amor de Dios y la deidad de Cristo……………………………………………………………… 248

    CAPITULO 16: Por qué es importante la Trinidad: Parte II El Espíritu Santo y la unicidad trina de la Divinidad …………………………………………………263

CAPITULO 17: Deducciones y conclusiones prácticas ………………………….281

GLOSARIO …………………………………………………………………………291

BIBLIOGRAFÍA

     ………………………………………………………………………

    Índice de referencias bíblicas………………………………………… 310 Índice general alfabético ………………………………………………………………(8)

CLAVE DE ABREVIATURAS.-

    a.C. antes de Cristo

    BJ Biblia de Jerusalén

    c. alrededor del; cerca del

    cap. capítulo

    caps. capítulos

    cf. compárese con; cotéjese con

    C-I Sagrada Biblia, versión de Cantera-Iglesias d.C. después de Cristo

    ed edición / editado por; editó

    IA (IASD) Iglesia Adventista (del Séptimo Día) NASB New American Standard Bible (Nueva Biblia Estándar Norteamericana)

    NBE Nueva Biblia española

    NEB New English Bible

    NKJV New King James Version (Nueva Versión King James) NRSV New Revised Standard Version (Nueva Versión Estándar Revisada)

    NVI Nueva Versión Internacional

    p. página

    pp. páginas

    rev revisada

    sec sección

    t. tomo

    trad traducido por; tradujo

    ts tomos

    v versículo

    VM Versión Moderna

    vs. versículos

     4

    * En este libro "Deidad" y "Divinidad" se utilizan de manera intercambiable con el mismo valor y significado. Lo mismo para "persona" y "personalidad".

    * Se prefirió utilizar "unitariano (a)" y "unitarianismo" en lugar de "unitario (a)" y "unitarismo". Ver en el Glosario las definiciones.

    * El Editor responsable de esta versión en castellano ha añadido algunos vocablos con su explicación para sumar mayor comprensión a la lectura de ciertos párrafos y citas. Están en el Glosario, y son: Antitipo / antitípico(a); Espiritualismo / espiritualista; Tipo / típico(a); Trino(a); Tripersonal; Unicidad. Otros términos ingleses, sin equivalentes directos en castellano, han sido vertidos en forma de frases. (9)

     5

PRÓLOGO.-

    A LA VERSIÓN CASTELLANA.-

    Estamos profundamente agradecidos y le tributamos una alabanza excelsa al Dios del amor trinitario en ocasión de la publicación de la edición castellana de nuestro libro sobre la Trinidad. Cuando se escribió originalmente este libro y se publicó en inglés, era el deseo único de los tres autores que las grandes verdades teológicas y prácticas de la Deidad trina pudieran ser recuperadas, experimentadas y proclamadas más plenamente por el pueblo del movimiento adventista mundial. Con gratitud, nuestro testimonio a esta verdad está ahora más fácilmente disponible para la vibrante y extensa feligresía hispana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

    Este poderoso ejército de creyentes latinos (un ejército más de tres millones que se expande con dinamismo) haría bien en considerar de nuevo y con especial cuidado las preciosas verdades que tan centralmente irradian de las poderosas personas del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. La verdad de la Trinidad parece especialmente pertinente para el privilegio de testificar de la vasta mayoría de nuestros creyentes de habla hispana. Muchos de esos testigos vibrantes viven y sirven en comunidades donde la mayoría está formada por católicos, pentecostales/carismáticos y otros cristianos y evangélicos fervientes que creen en la Biblia. Adicionalmente, hay muchos buscadores sinceros que han sido alcanzados por algunas de las diversas formas del reavivado "espiritismo" o el resurgimiento de las religiones paganas.

    En consideración a nuestros amigos católico-romanos parecería apropiado que seamos capaces de afirmar con ellos lo esencial de (10) sus convicciones trinitarias (aunque existen diferencias que las hemos hecho notar). Por eso, nuestros creyentes adventistas deberían ser más capaces de encontrar un terreno común con ellos mientras buscan senderos que preparen más fácilmente el camino para un testimonio más claro de la verdad de la justificación solamente por la fe y las enseñanzas proféticas más distintivas que componen el cuerpo de la "verdad presente".

    En atención a nuestros hermanos y hermanas pentecostales/carismáticos deberíamos ser capaces de afirmar fácilmente nuestra sólida creencia en y experiencia de la plena personalidad y deidad del Espíritu Santo, quien abundantemente otorga todos los dones y frutos del Espíritu sobre el cuerpo de Cristo durante el tiempo del derramamiento de la lluvia tardía. Gracias al Señor, la vasta mayoría de creyentes pentecostales/carismáticos están firmemente arraigados en sus convicciones doctrinales trinitarias. De esa manera tenemos una variedad maravillosa de convicciones sobre las cuales podemos compartir sin dificultad un terreno común con ellos.

    En beneficio de otros evangélicos no carismáticos (bautistas, presbiterianos, metodistas, menonitas, etc.) existe una fuerte necesidad de que sean conscientes de nuestras convicciones trinitarias, las que han sido cuestionadas por mucho tiempo. En cuanto a las variedades de "espiritismo" renaciente (tal como la "santería") y otras formas de paganismo animista, simplemente existe la necesidad urgente de que el pueblo de Dios "remanente" sepa que el poder divino de Jesús y el poder victorioso del Espíritu Santo siempre están disponibles en nuestro ministerio y testimonio a esos muy religiosos, pero muy engañados, hijos de Dios.

    Sí, en el adventismo latinoamericano desde la península Ibérica en Europa hasta las

    grandes comunidades de inmigrantes en Norteamérica, más las huestes que se multiplican en México, América Central, las islas del Caribe y, a través de los países

     6

    hispanos de Sudamérica, hasta Argentina y Chile en el Cono Sur Dios está obrando en

    formas poderosas para la edificación del cuerpo de Cristo. Con toda seguridad habrá un ministerio para este libro y (11) sus exposiciones acerca de los Seres divinos y de su obra, a quienes Elena de White denominó las "tres personas vivientes del trío celestial" y "tres grandes poderes: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo" (El evangelismo, p. 446). Oramos para que las más ricas bendiciones del Espíritu Santo acompañen la distribución y el estudio de este libro. Deseamos expresar nuestro aprecio a la Asociación Casa Editora Sudamericana por su visión y convicción al tomar este proyecto para su publicación, y por la fiel tarea de nuestro traductor, el Dr. y Pr. David P. Gullón Canedo. Deseamos que el lector sea bendecido y edificado en la "fe de Jesús" y en su testificación del amor de Dios por medio del ministerio de este libro. Los Autores

     7

(12)

    INTRODUCCIÓN A LA VERSIÓN INGLESA.-

    ?Alguna vez ha sentido un golpe inesperado en la puerta que interrumpió una tarde agradable de domingo? Usted deja cualquier cosa que está haciendo y se dirige hacia la puerta. De repente se da cuenta de que no es algún viejo amigo que le hace una visita inesperada. Más bien es una pareja nerviosa que representa al Salón del Reino y a la Sociedad la Torre del Vigía, la casa publicadora de los Testigos de Jehová. Usted traga saliva porque sabe que, si los invita a pasar, expondrá su puñado de conocimientos y doctrinas bíblicas básicas a una prueba más bien molesta. Además, por lo general se necesita un solo encuentro para darse cuenta de que uno de los primeros asuntos a discutir será un intenso desafío a la doctrina de la Trinidad. Pero la sorpresa más grande en mi vida y ministerio no fue tanto tratar con celosos Testigos de Jehová sobre la doctrina de la Trinidad, sino más bien tener que hacer frente esencialmente a los mismos argumentos antitrinitarios provenientes de miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Y ahora están formulando este asunto con una intensidad que no está muy lejos del celo de los representantes de la Torre del Vigía.

?POR QUÉ UN NUEVO LIBRO SOBRE LA TRINIDAD?

    Algunos podrían objetar la necesidad de escribir en este momento un nuevo libro sobre el tema de la Divinidad, o la Trinidad. Como la iglesia aparentemente ha resuelto este asunto con las posiciones claramente trinitarias en sus 28 doctrinas fundamentales, ?por 1qué reconsiderar el asunto? La respuesta es básicamente triple. (13)

Un reavivamiento del pensamiento antitrinitario.-

    En primer lugar, como mencionamos antes, los nuevos desafíos a la doctrina de la Trinidad han surgido tanto de dentro como de fuera del adventismo. Varios informes y observaciones sugieren que mi propia experiencia personal en este asunto refleja imparcialmente la situación actual.

    Cuando trataba el tema de la Divinidad y la Trinidad siempre decía a mis congregaciones adventistas, y en las escuelas sabáticas y en las clases de religión en la universidad, algo semejante a lo siguiente: 2"Por cuanto el arrianismo y el antitrinitarismo fueron muy fuertes entre muchos de los 3líderes pioneros adventistas, la opinión trinitaria de la Divinidad llegó a ser el criterio

     1 La clave declaración trinitaria de creencia aparece en las "Creencias fundamentales de los adventistas del séptimo día", la N? 2; las declaraciones 3 al 5 proporcionan posiciones adicionales sobre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. La declaración 2 reza: "La Trinidad Hay un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu

    Santo, una unidad de tres personas coeternas". Usted encontrará las 28 creencias fundamentales en el Manual de la iglesia (edición aprobada en el Congreso de la Asociación General de 2005, 17ª revisión, y publicado por la ACES en 2005) y en el Seventh day Adventist Yearbook. También lo tiene la obra semiautoritativa, Creencias de las adventistas del séptimo día: Una exposición bíblica de las doctrinas fundamentales de la IASD (Florida, Buenos Aires: ACES, 2007.). Preparado por la Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, este libro proporciona exposiciones concisas y adecuadas de cada una de las creencias fundamentales. 2 Un arriano es una persona que, siguiendo las enseñanzas de Atrio de Alejandría, quien vivió a principios del siglo IV d.C., niega la preexistencia eterna de Jesús. Arrio declaraba: "Hubo un tiempo cuando Jesús no existía". En otras palabras, Arrio y sus seguidores sostuvieron que Cristo no existía antes que el Padre lo trajera a la existencia. Además negaron consistentemente la personalidad del Espíritu Santo.

     8

    corriente alrededor de la década de 1940, si no antes. De hecho, esta opinión es ahora la posición debidamente votada en nuestra declaración oficial de las Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. La acción más reciente tuvo lugar en las sesiones del Congreso de la Asociación General realizado en Dallas, Texas, en 1980‖.

    Había oído de profesores importantes y líderes denominacionales que vivieron en las 4décadas de 1950 y 1960 y que sostenían fuertes puntos de vista antitrinitarios. Sin

    embargo, desde mis años de colegio superior y del seminario a mediados y fines de la década de 1960, también me gustaba decir a mis auditorios adventistas: "No he encontrado un adventista antitrinitario o arriano en mi vida". No era una a retórica dramática de mi parte, sino la honesta verdad.

    Sí, estaba diciendo realmente la verdad; es decir, hasta los primeros años de la década de 1990. Recuerdo inconfundiblemente una caminata vespertina placentera a lo largo del recinto de la Universidad Andrews, cuando dos jóvenes que repartían panfletos en los escalones de la Biblioteca James White me saludaron inesperadamente. Siendo la persona curiosa que soy acepté su material, comencé a examinarlo de arriba abajo y les pregunté: "?Qué es lo que están promoviendo?" (14)

    Para mi gran sorpresa procedieron a informarme que habían hecho un rescate maravilloso de una verdad preciosa: Habían redescubierto lo que afirmaban ser las enseñanzas de los pioneros adventistas acerca de la Divinidad. Ahora estaban promoviendo ideas que negaban la preexistencia plena y eterna de Jesús y la deidad personal del Espíritu Santo.

    Más tarde descubrí, por parte de amistades que tengo en Estados Unidos, que los jóvenes no eran un fenómeno aislado. No sólo hay informes cada vez más numerosos de grupos aislados de reavivamiento antitrinitario en varias partes a lo largo de Norteamérica, sino que por medio de la Internet se ha extendido su influencia alrededor del mundo. Y al ganar terreno este movimiento de origen popular, arriano o antitrinitario, las iglesias locales se encuentran cada vez más arrastradas a sostener debate sobre estas cuestiones.

La relativa negligencia teológica acerca de la Divinidad.-

    El segundo factor que ha suscitado nuestro interés en el asunto de la Divinidad es más bien un descuido universal, aunque benigno, de este tema por parte de la erudición 5adventista y el liderazgo adventista en las asociaciones y congregaciones locales

    Exploraremos más sobre esto más adelante cuando examinemos la historia de los debates de la iglesia primitiva en cuanto a la Divinidad. 3 Entre los arrianos o semiarrianos notables estuvieron Jaime White (1821-1881), José Bates (1792-1872),J. H. Waggoner (1820-1889), Uriah Smith (1832-1903) y E.J. Waggoner (1855-1916). Jaime White finalmente confesó la plena deidad y eternidad de Cristo, y Uriah Smith evolucionó de la posición arriana a la semiarriana. E.J. Waggoner, un semiarriano, estuvo muy cerca de confesar la deidad plena de Cristo. Una cierta cantidad de sus admiradores del siglo XX niegan enfáticamente que fuera semiarriano. Sin embargo, la evidencia parece bien clara de que fue semiarriano. En la sección III trataremos más ampliamente el arrianismo de los "pioneros". 4 Probablemente los más conocidos de los últimos antitrinitarios prominentes sean W. R. French, antiguo profesor universitario de religión, y Charles Longacre, defensor de libertad religiosa y redactor jefe (1871-1958). Roger Coon cuenta el relato de un fin de semana de ex alumnos en el Pacific Union College a mediados de la década de 1960 en que W. R. French, ya jubilado e invitado a dar un breve culto vespertino, procedió rápidamente a pronunciar un discurso de una hora y medía en defensa de sus opiniones antitrinitarias. 5 Aunque han aparecido artículos ocasionales acerca de la Divinidad tanto en las revistas como en los libros de la iglesia dedicados a las creencias básicas de los adventistas (por lo general exposiciones de nuestras doctrinas fundamentales), hasta muy recientemente no se publicó ningún tratamiento de la

     9

    adventistas alrededor del mundo. La iglesia ha aceptado ampliamente la Trinidad, pero por muchas décadas reflexionó poco sobre la enseñanza. Como resultado, sentimos que ha llegado el tiempo para una nueva revisión de este tema.

Un nuevo conocimiento de las opiniones de los pioneros.-

    El factor tercero y final en el reavivamiento actual del interés en el tema de la Divinidad es del consejo de Elena de White para reimprimir y estudiar las obras de los primitivos pioneros adventistas y su disponibilidad en los CDs. La explosión de la tecnología electrónica ha capacitado a laicos (con poca inversión de tiempo o (15) de dinero) para tener acceso inmediato a todas las declaraciones tempranas de los pioneros con sólo hacer clic en las palabras o frases apropiadas. Para decirlo de una manera sencilla: Ahora tenemos un renovado conocimiento de amplio alcance de los puntos de vista antitrinitarios de los pioneros del movimiento adventista.

ESTA OBRA EN SÍ MISMA.-

    Nuestro objetivo.-

    Los autores de este libro tratan de hablar a los miembros de la iglesia local, así como a los pastores (o administradores) ocupados y a los estudiantes universitarios que han tenido que hacer frente a interrogantes acerca de la Trinidad. Verdaderamente, aunque trataremos de hablar desde la base de la mejor erudición sobre este asunto, es nuestro propósito presentarlo en una forma que apele a todos los creyentes, jóvenes y de edad madura, en las clases de la Escuela Sabática, en las clases universitarias, y en los bancos y púlpitos de los templos locales alrededor del mundo.

?Cómo contestaremos las preguntas que plantea la Trinidad?

    ?Podemos contestar las preguntas que giran alrededor del asunto de la Trinidad desde las Escrituras (nuestra autoridad principal), ?os escritos de Elena de White, la razón santificada y la experiencia cristiana? ?Es apropiado para los adventistas del séptimo día ir contra la mayoría de sus pensadores pioneros que indudablemente fueron antitrinitarios? ?Sobre que bases podemos continuar adhiriendo y profesar oficialmente una doctrina que tiene una larga historia de apoyo y desarrollo no sólo entre la ortodoxia oriental y el catolicismo romano, sino también en el protestantismo? ?No invo1ucraría eso aceptar las tradiciones que componen la gran apostasía llamada "Babilonia"? ?No sería mejor seguir la posición de nuestros pioneros valientes e impulsados por la verdad? (16)

La Biblia, nuestra autoridad primaria.-

    En el espíritu de los pioneros de la Iglesia Adventista, los autores de este libro sostienen firmemente la siguiente convicción: Si no podemos sostener cualquier enseñanza por 6medio de la Biblia, no la deseamos. Humildemente abordamos este proyecto en el

    espíritu de John Nevins Andrews (1829-1883), uno de los más capaces de nuestros pioneros eruditos, quien exclamó: "Cambiaría mil errores por una verdad".

    extensión de un libro sobre el tema desde el libro de Otto H. Christensen, Getting Acquainted With God (Washington, D.C.: Review and Herald, 1970). 6 Entre los "pioneros" incluiremos a Elena de White. El fuerte énfasis sobre 1 autoridad de la Biblia que sostenemos en ninguna manera disminuye la importancia de la contribución de Elena de White a nuestro pensamiento sobre este tema. la vamos a tomar seriamente como nuestra escritora pionera más autorizada, debemos obedecerla cuando nos dice que debemos probar cada doctrina por la Biblia.

     10

    ?Y cómo conoceremos cuál es la verdad acerca de la Divinidad y de las afirmaciones trinitarias de la mayoría de los cristianos? Ante todo, la verdad emergerá de una investigación cuidadosa y piadosa de la Palabra escrita de Dios.

    Además reclamamos la promesa de Jesús: "El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta" (Juan 7:17). El Señor promete que los que están dispuestos a seguir en obediencia a Dios pueden conocer la "doctrina" de Dios. ?Y adónde iremos para resolver este asunto? De nuevo Jesús es muy claro: "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad" (Juan 17:17). El lector también debe saber que la convicción establecida de los autores de este libro es que todo lo que abarque la expresión "tu palabra", por lo menos incluye los 66 libros canónicos de la Santa Biblia. Creemos que esta Palabra escrita contiene mensajes revelados que son suficientes para darnos claridad doctrinal sobre cualquier asunto controvertido, incluyendo el tema de la Trinidad.

    Seremos muy sinceros con nuestros lectores: Si la doctrina de la Trinidad no es bíblica, no la deseamos, aún si la vasta mayoría de las autoridades en el mundo religioso la endosan (incluyendo pioneros adventistas y teólogos de "Babilonia"). Por eso este libro comenzará con la evidencia bíblica.

La organización del libro.-

    El capitulo 1 abrirá la discusión presentando la evidencia más (17) fuerte que hemos sido capaces de encontrar con respecto a las opiniones de (1) la naturaleza plenamente divina y eterna de Cristo, (2) la personalidad y deidad del Espíritu Santo, y (3) la profunda unidad o unicidad de aquello a lo cual hace referencia Elena de White cuando dice: "Son tres las personas vivientes del trío celestial" (Ev:446).

    Después de la presentación inicial de la evidencia bíblica más fuerte y más clara (el autor es Woodrow Whidden), procederemos en los capítulos siguientes con presentaciones más detalladas de la evidencia bíblica del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento el autor también será Whidden).

    Después de la evidencia bíblica, las siguientes secciones trazarán la historia del desarrollo de la doctrina trinitaria y la enseñanza de sus adversarios a través de la historia de la iglesia. El estudio histórico recaerá en dos secciones principales: (1) desarrollos desde comienzos del siglo II hasta el siglo XVI (el autor es John W. Reeve), seguido por (2) la exposición de las ideas desde la Reforma del siglo XVI hasta la historia del pensamiento trinitario y antitrinitario en la historia de la Iglesia Adventista (el autor es Jerry Moon).

    Después del repaso histórico el libro reflexionará sobre las deducciones teológicas de nuestros descubrimientos bíblicos e históricos (el autor es Woodrow Whidden). En otras palabras, la primera sección tratará la pregunta: ?Cuál es la doctrina bíblica? Las dos

    lecciones principales siguientes tratarán el hecho de cómo llegaron los cristianos a

    expresar esas doctrinas. Sin embargo, finalmente, debemos considerar la pregunta de por qué son importantes para el pensamiento y la experiencia cristianos. En otras palabras: ?Cuáles son las consecuencias decisivas de la creencia que sostenemos acerca del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y la relación que mantienen entre ellos?

Las cuestiones claves a las que debemos aplicarnos.-

    Entonces, ?cuáles son las cuestiones claves que necesitamos tratar? (18) ?Qué asuntos han separado a los que aceptan la doctrina de la Trinidad de los que la niegan? En primer lugar, parece que no hay ninguno que esté involucrado en este debate actual que niegue la deidad completa y eterna de Dios el Padre, la primera persona de la

Report this document

For any questions or suggestions please email
cust-service@docsford.com