DOC

Trabajadores y empresas chinas en cataluna

By Kathryn Wells,2014-07-28 04:57
11 views 0
Trabajadores y empresas chinas en cataluna

PONENTS: Joaquín Beltrán Antolín i Amelia Sáiz López

PONÈNCIA: TREBALLADORS I EMPRESARIS XINESOS A CATALUNYA

    RESUM

    La recent creació d‟una Associació de treballadors i empresaris xinesos a Catalunya amb seu a Santa Coloma de Gramenet-Badalona crida l‟atenció per la reminiscència als sindicats

    verticals d‟antany que sumaven a la patronal amb els obrers. Quin és el significat d‟aquesta associació dins del context del col.lectiu immigrant xinès a España? L‟anàlisi de la presencia xinesa en una zona metropolitana de Barcelona i del seu treball i ocupacions tant en el sector textil de la confecció (tallers de confecció, d‟una banda, i majoristes de roba confeccionada, de l‟altra) com en empreses de caràcter comercial i de serveis (restaurants, supermercats, botigues de regals, de roba, de bolsos, negocis orientats a clientel.la bàsicamente xinesa) ens oferirà el marc per aprofundir en un tipus especial de relació patró-obrer i en l‟impacte de les seves activitats laborals en l‟estructura econòmica local cada cop més globalitzada. Aquesta investigació s‟enquadra dins de la perspectiva dels estudis d‟economies ètniques i empresariat ètnic, empresa familiar, treball autònom, trajectòries ocupacionals, xarxes socials, cadenes migratòries, economia informal, polítiques migratòries, globalització, i és el resultat d‟un treball de camp portat a terme a Santa Coloma durant la primera parte de l‟any 2002.

     1

Trabajadores y empresarios chinos en Cataluña

Joaquín Beltrán Antolín y Amelia Sáiz López

    Centre d‟Estudis Internacionals i Interculturals

    Universitat Autónoma de Barcelona

    Las personas chinas en Santa Coloma-Badalona aparecen por primera vez a comienzos de la década de 1990, aunque no será hasta finales y con el cambio de siglo cuando su volumen comienza a ser significativo y se desarrolla un fenómeno único en el estado español de crecimiento y concentración. De cualquier modo, su asentamiento sigue las pautas generales y distintivas de la evolución de la residencia china en Cataluña, es decir, aunque hay constancia de su presencia, fundamentalmente en la ciudad de Barcelona, desde comienzos del siglo XX, su número nunca fue muy alto, e incluso perdió peso relativo con respecto al total de España desde los años setenta hasta la coyuntura de los Juegos Olímpicos de 1992. A partir de entonces, el crecimiento de la población china en Cataluña ha superado a la media del estado español, y durante los últimos cinco años Santa Coloma-Badalona se ha situado muy por encima de Cataluña.

    En 1990 apenas había 387 residentes chinos en Cataluña (cifra que tan sólo representaba el 9 por 100 del total de España) de los cuales 261 estaban en la provincia de Barcelona, prácticamente todos ellos concentrados en la capital. Santa Coloma y Badalona eran buenos lugares para invertir y abrir empresas propias, concretamente restaurantes de comida china que entonces constituían su negocio más familiar, sólido y con mayores expectativas de beneficios, aunque, sin duda, también se necesitaba una considerable cantidad de capital para iniciarlo que muy pocos disponían. La lenta, pero continua llegada de nuevos inmigrantes desde ese momento, bien fuera procedentes de Barcelona capital, o de otros lugares de España o de otros países de Europa, junto a los que venían directamente desde China, coincidía con que no todos ellos disponían siempre de ahorros o créditos suficientes para independizarse de entrada mediante una gran inversión, pero sí en cambio podían intentarlo mediante inversiones más modestas dentro del sector textil de la confección, fundamentalmente cosiendo ropa, y así, prácticamente desde el primer momento en Santa Coloma-Badalona se desarrollaron sus actividades económicas con un

     2

    carácter dual: restaurantes y talleres de confección. Uno con mayor inversión de capital y otro con menos. De hecho, los talleres ya fueron noticia en 1993 cuando la policía cerró varios de ellos. Su corta historia ha sido, en cambio, muy intensa con una rápida sucesión de fases y el establecimiento de un colectivo muy numeroso y activo que en la actualidad se encuentra inmerso en un proceso de estructuración interna. Dentro de este contexto se crea en el año 2002 la Asociación de Empresarios y Trabajadores Chinos de Cataluña dirigida por residentes chinos de esta zona.

    Las características de la actividad económica y del trabajo chinos desafían en parte a las convenciones de la sociedad hegemónica porque su lógica interna, las expectativas, los valores que ponen en juego aparentemente no son compartidos por la sociedad de acogida que ante su desconcierto, sin duda aprovechado por intereses macroestructurales concretos, les acusa de prácticas criminales, actividades mafiosas, explotación, esclavitud, competencia desleal, etc., con el resultado de un considerable aumento de la xenofobia y la aparición de conflictos que convierten a los trabajadores chinos en chivos expiatorios de las contradicciones y desigualdades generadas por el sistema capitalista globalizado del cual todos, chinos y autóctonos, formamos parte.

1. Datos básicos de la población china en Cataluña y en Santa Coloma-Badalona

    Santa Coloma y Badalona son ciudades-dormitorio metropolitanas de Barcelona que aumentaron rápidamente su población durante las décadas de 1960 y 1970 por el asentamiento de inmigrantes procedentes del interior de España. Desde finales de los años setenta se detiene el crecimiento y ambas ciudades comienzan a perder habitantes, tendencia que no se ha detenido hace muy poco tiempo y esta vez gracias al establecimiento de nuevos inmigrados que ahora proceden del extranjero. Desde el punto de vista chino Santa Coloma forma una unidad espacial de referencia junto con Badalona y Sant Adrià del Besós, que va más allá de las fronteras municipales. Su asentamiento está relativamente concentrado en los barrios de Fondo (Santa Coloma) y La Salut y La Pau (Badalona) que físicamente son contiguos.

     3

    Tabla 1 Residentes chinos en España, Cataluña y provincia de Barcelona, y empadronados en los municipios del Barcelonès Nord. Años 1990-2001

Año España % Cataluña % Provincia % Santa % Badalona % Sant

    (1) (1) Barcelona (1) Coloma (1) (1) Adrià

    1990 4.090 387 261

    1991 6.482 58,5 9/4 5

    1992 6.711 3,5 1.018 935

    1993 7.750 15,5 1.407 38,2 1.271 35,9

    1994 8.119 4,8 1.561 10,9 1.393 9,6 20 31 5

    1995 9.158 12,8 2.289 46,6 1.981 42,2

    1996 10.816 18,1 2.691 17,6 2.333 17,8 51 78/59 7

    1997 15.754 45,6 3.564 32,4 3.033 30,0 170 233,3 136 130,5

    1998 20.690 31,3 4.963 39,2 4.225 39,3 328 92,9 239 75,7

    1999 24.693 19,3 6.508 31,1 5.619 33,0 473 44,2 371 55,2

    2000 28.693 16,2 8.547 31,3 7.390 31,5 790 67,0 672 81,1 25

    2001 36.143 25,9 11.912 39,4 10.527 42,4 1.226 55,2 1.093 62,6 34

    30/06/02 42.578 15.115 *1.888

    (1) Variación interanual en %

    * A 30-09-2002

    Fuentes: Ministerio de Interior (España, Cataluña y provincia de Barcelona). Institut d‟Estadística de

    Catalunya (Santa Coloma, Badalona y Sant Adrià años 1991, 1994 y 1996). Padrones de los Ayuntamientos de Santa Coloma (9 en 1991), Badalona (78 en 1996) y Santa Adrià desde 1997 en adelante.

    Si la población de residentes chinos aumenta en Cataluña y en la provincia de Barcelona por encima de la media del estado español durante la década de 1990, los municipios de Santa Coloma y Badalona destacan por su crecimiento todavía más espectacular. Tomando como base el año 1996 los residentes chinos se multiplican por 2,6 veces en el estado español hasta el 2000, y por 3,2 en Cataluña y en la provincia de Barcelona. Para ese mismo periodo los empadronados chinos de Santa Coloma se multiplican por 15,5, y en Badalona por 11,4.

    La media anual de crecimiento durante el periodo 1997-2001, de los empadronados chinos es de 124,2% en Santa Coloma y de 140,7% en Badalona o lo que es lo mismo crecen en total un 621,2% y 703,7% respectivamente frente al 129,5% en que lo hace la totalidad de los residentes chinos en España. El diferente ritmo de crecimiento, además de resaltar el

     4

    efecto de las campañas municipales de empadronamiento, también saca a relucir una de las características más importantes del asentamiento que estamos analizando, a saber, que Santa Coloma y Badalona se han convertido en un foco de atracción y destino para el colectivo chino sin precedentes en ningún otro lugar del estado español en la actualidad.

    Tabla 2. Población total, población extranjera y población china de Barcelona, Santa Coloma, Badalona (año 2001) y Sant Adrià (año 2000) según el padrón.

    Barcelona % Santa Coloma % Badalona % Sant Adrià %

    Población 1.505.325 116.974 211.303 33.047

    total

    Extranjeros 113.809 7,6 6.447 5,5 8.093 3,8 443 1,3

    Chinos 3.003 2,6 1.226 19,0 1.093 13,5 25 5,6

    Fuente: Padrones municipales. Ayuntamientos de Barcelona, Santa Coloma y Badalona

    La importancia de la concentración de ciudadanos chinos en Santa Coloma y Badalona a finales del año 2001 es evidente en la tabla anterior al comparar su presencia con el vecino municipio de Barcelona. En su conjunto Santa Coloma y Badalona reúnen a 2.319 empadronados chinos, tan solo 684 menos que Barcelona. Y aunque la proporción de extranjeros en Barcelona del 7,6% es superior a la que tiene Santa Coloma (5,5%) y justo el doble de la de Badalona (3,8%), con respecto a los chinos, mientras que son sólo el 2,6% del total de los extranjeros en Barcelona, en Santa Coloma representan el 19%, bajando al 13,5% en el caso de Badalona. Su posición relativa en el Barcelonès Nord supera por mucho a la que ocupan en Barcelona.

    Los residentes chinos constituyen una comunidad bastante equilibrada en su distribución por sexo. En general existe una ligera mayoría de hombres que es un poco más acusada en Badalona. Santa Coloma, en cambio, durante el año 2001 llega a tener más mujeres que hombres. De cualquier modo, lo importante es el gran equilibrio entre sexos que aportan los datos del empadronamiento.

    Tabla 3. Distribución por grupos de edad y sexo de los empadronados chinos en Badalona y Santa Coloma y de la población total de Santa Coloma. Año 2001

     5

     Badalona Santa Coloma Santa Coloma

    Población total

     Mujer Hombre Total Mujer Hombre Total Mujer Hombre Total

    0-4 29 43 72 45 61 106 2.271 2.293 4.564

    5-9 24 44 68 26 38 64 2.145 2.219 4.364

    10-14 20 43 63 41 44 85 2.348 2.588 4.936

    15-19 33 42 75 47 37 84 3.111 3.246 6.357

    20-24 45 46 91 71 50 121 4.995 5.414 10.409

    25-29 103 87 190 102 95 197 5.725 6.685 12.410

    30-34 96 98 194 121 97 218 4.888 5.512 10.400

    35-39 92 85 177 101 85 186 4.013 4.470 8.483

    40-44 42 52 94 39 50 89 3.543 3.668 7.211

    45-49 16 20 36 22 29 51 3.549 3.351 6.900

    50-54 5 13 18 5 8 13 4.366 3.859 8.225

    55-59 2 3 5 2 2 4 4.297 4.145 8.442

    60-64 1 3 4 1 1 2 3.199 3.502 6.701

    65 y + 4 2 6 2 4 6 10.018 7.554 17.572

    Total 512 581 1.093 625 601 1.226 58.468 58.506 116.974

    Fuente: Ayuntamientos de Santa Coloma y de Badalona

    La distribución por edad confirma la presencia de grupos domésticos completos formados por parejas con hijos jóvenes: los menores de 15 años representan el 20,8% de los empadronados chinos en Santa Coloma en 2001 y son el resultado tanto de procesos de reagrupación familiar como de nacimientos en Santa Coloma. Por su parte, los mayores de 50 años apenas representan el 2% ó 3% de todos ellos, en marcado contraste con la media de la población total de estos municipios mucho más envejecida.

    El segmento de 15-39 años es mayoritariamente femenino, frente a los menores de 15 años y los mayores de 40 que son predominantemente masculinos. En Badalona a pesar de que hay más hombres que mujeres en dos segmentos de edad predominan las segundas (25-29 y 35-39), y en el intermedio (30-34) y el anterior al más joven de los reseñados (20-24) es donde la igualdad entre sexos es mayor. Estos datos señalan que las mujeres constituyen una parte importante de la fuerza de trabajo, tanto dependiente como autónoma, y tanto en el sector textil de la confección como en los negocios étnicos de todo tipo. Habitualmente la mujer suele coser ropa más que los hombres, circunstancia que explicaría esta concentración y ligera superioridad de mujeres especialmente en los segmentos de edad laboral más joven y productiva. De 40 a 54 años son mayoritariamente hombres,

     6

    circunstancia que se explica bien porque los pioneros o población más antigua fue masculina en su mayoría (los procesos de reunificación familiar vendrían después), bien porque si se emigra cuando se es relativamente mayor (más de cuarenta años de edad), hay una mayor probabilidad de que lo hagan los hombres frente a las mujeres.

    2. Características generales de la estructura económica de Santa Coloma y Badalona

    El carácter de ciudad-dormitorio de Santa Coloma significa que una gran parte de sus

    1, fundamentalmente en Barcelona, lo cual explica la habitantes trabajan en otros municipios

    desproporción entre la actividad económica productiva y el número de población. Santa Coloma, un municipio con una superficie muy pequeña, carece de suelo tanto para vivienda como para fines industriales frente a Badalona, más extensa, con una mayor implantación industrial y posibilidades de expansión aumentando el suelo destinado a ese uso.

    El sector servicios es el más importante desde comienzos de la década de 1990, dejando en segunda posición a la industria y concentrando a más del 50% de la población activa ocupada ya en 1996. De hecho, según los datos de altas a la Seguridad Social en el año 2000 el 66,2% del total de afiliados se encuadraba en el sector servicios, frente al 14,7% en el sector industrial (El Punt, 24-11-2001).

    Durante el periodo 1994-2000 Santa Coloma perdió un 4,3% de sus licencias de empresas y profesionales (IAE) mientras que Badalona las aumentó en un 10,3%. En cierto modo existe una correspondencia con la distinta evolución de su población, mientras que Santa Coloma disminuyó, Badalona aumentó un poco el número de sus habitantes durante ese periodo. En Santa Coloma las licencias IAE en industria bajaron un 22% y las del comercio al por menor un 14,3%, mientras que las de construcción aumentaron un 47,6% y las de servicios un 2,2%. La evolución de estos grandes sectores de actividad en Badalona fue

     1 En Santa Coloma uno de cada cuatro trabajadores trabaja fuera de la ciudad según Alòs y Jódar (1997). En Jòdar et al. (1994, pág. 53) también se afirma que “...muchos de los trabajadores del textil, que Santa Coloma

    exportaba como mano de obra a los alrededores, quedaron sin trabajo como consecuencia de la crisis”. Un informe más reciente sobre la evolución de la economía en Santa Coloma realizado por Josep Oliver afirma que hay 30.000 residentes que trabajan fuera del municipio frente a 7.165 personas de otras localidades que va a trabajar diariamente a Santa Coloma (El Punt, 24-11-2001).

     7

    positiva para todos: 7,7% en industria, 21,2% en construcción, 2,4% el comercio al por menor y 12,2% en servicios.

    En Santa Coloma los servicios representaban tanto en 1994 como en 2000 el 42,3% de todas las licencias de IAE, el comercio al por menor bajó del 31,4% al 28,1% y la industria del 11,4% al 9,3% respectivamente para los mismos años, mientras que la construcción subió desde el 8,2% al 12,7%. En Badalona, por el contrario, apenas hubo variaciones del peso relativo de cada uno de los sectores entre 1994 y 2000, representando en el 2000 los servicios el 42,9%, el comercio al por menor el 24,8%, la industria el 14% y la construcción el 8,4%. Las diferencias más importantes entre ambos municipios se encuentra en que la industria en Badalona es comparativamente mayor, frente a una importancia relativa superior de la construcción y del comercio al por menor en Santa Coloma.

    En concreto, la rama de actividad de la industria del textil-confección en Santa Coloma tiene un peso relativamente mayor que en Badalona, pues en la primera ciudad supone el 51% de todas las licencias industriales en 1994 y el 48,7% en 2000, mientras que en la segunda representa para los mismos años el 27,9% y el 31,8% respectivamente. En Santa Coloma, de todos modos, la rama del textil-confección perdió un 27,6% durante el periodo 1994-2000, pasando de 402 licencias a 291, o lo que es lo mismo una bajada de 111 licencias, mientras que en Badalona esa misma rama aumentó un 22,6%, pasando de 508 a 623 licencias, es decir un aumento en números absolutos de 115. La implantación y el desarrollo de Pronto-Moda en el polígono industrial de Montigalà en Badalona sin duda explica en gran parte esta evolución diferencial, que de algún modo queda reflejada en el aumento de las empresas de venta al por mayor que pasan de 641 a 725 en Badalona, mientras que en Santa Coloma se pierden en números absolutos 70, bajando de 194 a 124.

    Según Jòdar et al. (1994, pp. 114-115) en 1992 había 647 personas en el paro dentro del sector textil en Santa Coloma; además según el registro del Impuesto de Actividades Económicas, había 396 empresas dentro de la rama textil. Por su parte, las altas en la Seguridad Social de la industria del calzado, vestido y confección contaban en el año 1992 con 126 empresas y 951 trabajadores (9,3% de la población ocupada), lo cual parece revelar

     8

    “la existencia de un componente informal importante en la confección colomense” (p. 115). En un trabajo anterior Jòdar et al. (1991, pp. 38-40) describieron la situación de la industria de la confección y mediante una serie de indicadores indirectos afirmaban que había aproximadamente 500 talleres donde trabajaban 5.000 personas, y si se sumaban los que trabajaban a domicilio, en total había entre 7.500-10.000 trabajadores en la confección, según su estimación del momento.

    En otro trabajo Alòs y Jódar (1997) comparaban el proceso de descentralización productiva en Mataró y Santa Coloma: el sector de la confección en Santa Coloma se caracterizaba por lo que denominan una descentralización productiva autónoma, “es decir, originada en buena parte a partir de iniciativas personales y familiares autoocupacionales” (p. 135).

    Estas iniciativas empresariales estaban motivadas en la mayoría de los casos por estrategias familiares de subsistencia, de búsqueda de salida a situaciones de paro y de escasas perspectivas de ocupación en empresas ya establecidas. “Las pequeñas unidades

    productivas „autónomas‟ surgidas en los años ochenta, como son los talleres, el trabajo de autónomos y otras formas de ocupación, ha estado marcada por la debilidad de los proyectos empresariales, lo que les ha llevado en poco tiempo a depender de otras empresas”, fundamentalmente comercializadoras o distribuidoras. El sistema de empresas así creado se caracteriza por la alta fragmentación y división del trabajo. La integración de los procesos de fabricación dentro de la empresa es reducida y por lo tanto se transfiere al sistema de empresas local.

    Dentro del sistema de empresas local convive una estructura de pequeña empresa y microempresa, trabajo autónomo, subcontratado y a domicilio, situaciones empresariales emergidas y otras sumergidas estrechamente interconectadas- con una elevada división e

    integración del trabajo. Este sistema de empresa familiar difusa en un territorio produce a corto plazo un incremento de la segmentación de los trabajadores donde la división entre fijos y eventuales, emergidos y sumergidos, se mezcla con la división entre ocupados y autoempleados, entre hombres y mujeres, entre autóctonos e inmigrantes.

     9

    Es en este contexto donde los inmigrantes chinos aparecen como mano de obra en talleres de confección. La mayoría son trabajadores autónomos con pequeños talleres donde cosen ropa para terceros. El sistema estaba ya presente y era muy activo antes de que ellos llegaran. Lo único que han hecho ha sido insertarse en él, ocupando el segmento más bajo del proceso productivo.

3. El trabajo y la migración chinas

    La migración internacional china tiene una larga historia. Los primeros emigrantes fueron comerciantes que se establecieron en el sudeste asiático donde desde el siglo XIII ya dominaban el tráfico mercantil regional. Posteriormente, durante la segunda mitad del siglo XIX se producirá la migración de mano de obra sin cualificar para trabajar en minas y en plantaciones coloniales de América y Asia y en la construcción de grandes obras públicas y de infraestructuras en ambos continentes. La emigración hacia Europa es más tardía y se caracteriza en un primer momento por sus actividades autónomas de pequeños empresarios dentro de la venta ambulante (décadas de 1920 y 1930) junto a su diversificación en otros sectores donde procuraban desarrollar sus iniciativas empresariales personales. Tras la Segunda Guerra Mundial uno de los sectores más importantes que ocuparán será el de la hostelería con los restaurantes de comida china, pero también establecerán talleres de marroquinería en Francia e Italia, entre otro tipo de empresas.

    España tras su entrada en la Comunidad Económica Europea en 1986 se convirtió en un lugar atractivo para la ampliación de sus negocios localizados en otros países europeos y comenzaron a invertir en el sector que mejor conocían y que les ofrecía mayores posibilidades de expansión en un mercado sin explotar, es decir, los restaurantes. El proceso fue tan rápido que ya desde comienzos de la década de 1990 en determinados lugares se produjo el fenómeno de la saturación de su oferta, es decir, la apertura de nuevos restaurantes impide la consolidación de empresas prósperas por la competencia. Las estrategias utilizadas para superar las limitaciones del crecimiento indefinido dentro de este mismo sector, han sido en primer lugar abrir nuevos restaurantes en municipios cada vez más pequeños, y en segundo introducirse en otros sectores productivos o de servicios

     10

Report this document

For any questions or suggestions please email
cust-service@docsford.com