DOC

Responsabilidad penal del menor en Espa_a (resumen)

By Vanessa Ellis,2014-07-13 01:16
9 views 0
Responsabilidad penal del menor en Espa_a (resumen)Espa,del,Del

    Curso de la Escuela de Práctica

    Jurídica

    ***

    ?Justicia penal de menores en España. Aspectos sustantivos y

    procesales?

    Ana I. Luaces Gutiérrez

    Departamento de Derecho Procesal. UNED

    Carlos Vázquez González

    Departamento de Derecho Penal y Criminología. UNED

    2008

2

    Responsabilidad penal

    del menor

En qué consiste

    Es la responsabilidad que deben asumir los mayores de catorce años y menores de dieciocho que cometen hechos tipificados como delitos o faltas en el Código Penal y en las restantes leyes penales especiales, siempre que no concurra en ellos ninguna de las causas de exención de la responsabilidad criminal previstas en el Código Penal.

Naturaleza jurídica de la responsabilidad de los menores

    Las normas que regulan la responsabilidad penal de los menores pertenecen al Derecho penal al contemplar situaciones en las que se imponen consecuencias jurídico-penales a los autores de una infracción penal. La intervención del ius puniendi del

    Estado surge única y exclusivamente por un motivo: la comisión de una infracción penal (delitos o faltas), por los jóvenes, debiendo ir encaminada la reacción jurídica a prevenir la comisión de futuras infracciones.

    En este sentido, la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores, ha de ser considerada como una Ley penal (entendida como un Ley penal

    especial), ya que:

    ; Regula la responsabilidad penal de los menores por la comisión de hechos

    tipificados como delitos o faltas en el Código Penal o las leyes penales

    especiales (art. 1.1).

    ; Se deberá constatar la responsabilidad o culpabilidad del menor (que no es

    inimputable) ya que el Juez en la elección de la medida deberá atender, aunque

     3

    de forma subsidiaria, a la prueba y valoración jurídica de los hechos (art. 7.3).

    Esto implica constatar la autoría del menor, si el hecho cometido consiste en

    una falta, un delito menos grave o un delito grave, y si es doloso o imprudente,

    ya que según sea calificado el delito quedan excluidas por imperativo legal,

    algunas medidas.

    ; Los menores serán responsables, siempre que no concurra en ellos ninguna de

    las causas de exención o extinción de la responsabilidad criminal previstas en el

    vigente Código Penal (art. 5.1). A los menores, al igual que a los adultos, les son

    aplicables las circunstancias que eximen de responsabilidad criminal del art. 20

    CP.

    ; Por último, la Disposición Final Primera establece la supletoriedad expresa del

    Código Penal, en el ámbito sustantivo, y de la Ley de Enjuiciamiento

    Criminal en el ámbito del procedimiento.

A quién se exige: quién es menor

    ; La responsabilidad penal de menores se exige a las personas mayores de

    catorce años y menores de dieciocho por la comisión de hechos tipificados

    como delitos o faltas en el Código Penal o en las leyes penales especiales.

    ; No se aplica a los menores de catorce años, para los que se observan otras

    normas de protección y educación de menores previstas en el Código Civil y en

    la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero sobre protección jurídica del menor,

    debiendo dar cuenta a la Entidad Pública que tenga atribuida la competencia

    sobre menores en la Comunidad Autónoma de que se trate para que adopte

    medidas tendentes a la reeducación y protección del menor de 14 años que

    hubiera observado una conducta reprochable.

    ; Tras la reforma de la Ley penal del menor por la LO 8/2006, de 4 de diciembre,

    se suprime definitivamente la posibilidad contemplada en el art. 69 del Código

    penal y en el art. 4 de la LORRPM, de aplicar la Legislación penal de menores a

    los jóvenes-adultos comprendidos entre 18 y 21 años.

    Las edades indicadas se han de entender siempre referidas al momento de la comisión de los hechos, sin que el haberse rebasado las mismas antes del comienzo del procedimiento o durante la tramitación del mismo tenga relevancia a los efectos de la aplicación de la Ley (art. 5.3 LORRPM).

    Este precepto incluye una regla sobre la determinación de los efectos de la edad en la aplicación temporal de las normas de la Ley, siguiendo el criterio lógico de tempus

    regit actum, esto es, el de tomar en consideración la edad que el menor tenía en el momento de cometer el delito

     4

    Medidas susceptibles de ser

    impuestas a los menores de edad

     Medidas privativas Medidas Medidas no privativas de libertad terapéuticas de libertad

     Internamiento en Asistencia a un centro de Internamiento régimen cerrado día terapéutico

     Internamiento en Tratamiento régimen semiabierto Libertad vigilada ambulatorio

     Internamiento en Prohibición de aproximarse régimen abierto o comunicarse con víctima

     Permanencia de fin de Convivencia con otra persona, familia o grupo semana educativo

     Prestaciones en beneficio de la comunidad

     Realización de tareas socio-

     educativas

     Amonestación

     Privación del permiso de

    conducir y de la licencia de

    uso de armas

    Inhabilitación absoluta

     5

Medidas susceptibles de ser impuestas a los menores

Medidas privativas de libertad

    ; Internamiento en régimen cerrado. Los menores sometidos a esta medida

    residirán en un centro -que cuenta con todas las medidas precisas de seguridad

    (videovigilancia, personal de seguridad, etc.)- y desarrollarán en el mismo las

    actividades formativas, educativas, laborales y de ocio. Sólo se puede salir de

    forma esporádica, previa autorización judicial. Este internamiento se llevará a

    cabo, si hubiera plazas, en el centro más próximo al domicilio del menor, sin que

    el traslado a otro centro pueda realizarse, salvo que sea en interés del menor y

    con aprobación del Juez de Menores.

    ; Internamiento en régimen semiabierto. Las personas sometidas a esta medida

    residirán en un centro, pero realizarán fuera del mismo actividades formativas,

    educativas, laborales y de ocio.

    ; Internamiento en régimen abierto. Las personas sometidas a esta medida

    llevarán a cabo todas las actividades del proyecto educativo en los servicios

    normalizados del entorno (Colegios, Institutos, Academias, etc.), residiendo en

    un centro como domicilio habitual, con sujeción al programa y régimen interno

    del mismo.

    Estas medidas de internamiento contarán con dos periodos. El primero se cumplirá en el centro correspondiente y el segundo en régimen de libertad vigilada.

    ; Permanencia de fin de semana

    Las personas sometidas a esta medida permanecerán en su domicilio o en un centro hasta un máximo de treinta y seis horas entre la tarde o noche del viernes y la noche del domingo, a excepción del tiempo que deban dedicar a las tareas socio-educativas asignadas por el Juez.

Medidas no privativas de libertad

    ; Asistencia a un centro de día

    Las personas sometidas a esta medida residirán en su domicilio habitual y

    acudirán a un centro, plenamente integrado en la comunidad, a realizar

    actividades de apoyo, educativas, formativas, laborales o de ocio. Estos centros

    responden al propósito de intentar completar las lagunas educativas y de

    formación que presentan algunos menores.

    ; Libertad vigilada

    En esta medida se ha de hacer un seguimiento de la actividad de la persona

    sometida a la misma y de su asistencia a la escuela, al centro de formación

    profesional o al lugar de trabajo, según los casos, procurando ayudar a aquélla a

    superar los factores que determinaron la infracción cometida. Asimismo esta

     6

    medida obliga a seguir las pautas socio-educativas señaladas por la entidad pública o profesional encargado de su seguimiento. La persona sometida a esta medida también queda obligada a mantener con dicho profesional las entrevistas establecidas y a cumplir las reglas de conducta impuestas por el Juez.

    ; Prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez.

    Esta medida impedirá al menor acercarse a las personas mencionadas, en cualquier lugar donde se encuentren, así como a su domicilio, a su centro docente, a sus lugares de trabajo y a cualquier otro que sea frecuentado por ellos. La prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal, impedirá al menor establecer con ellas, por cualquier medio de comunicación o medio informático o telemático, contacto escrito, verbal o visual. Si esta medida implicase la imposibilidad del menor de continuar viviendo con sus padres, tutores o guardadores, el Ministerio Fiscal deberá remitir testimonio de los particulares a la entidad pública de protección del menor, y dicha entidad deberá promover las medidas de protección adecuadas a las circunstancias de aquél, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/1996.

    ; Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo.

    La persona sometida a esta medida debe convivir, durante el período de tiempo establecido por el Juez, con otra persona, con una familia distinta a la suya o con un grupo educativo, adecuadamente seleccionados para orientar a aquélla en su proceso de socialización.

    ; Prestaciones en beneficio de la comunidad

    La persona sometida a esta medida, que no podrá imponerse sin su consentimiento, ha de realizar las actividades no retribuidas que se le indiquen, de interés social o en beneficio de personas en situación de precariedad. Se buscará relacionar la naturaleza de dichas actividades con la naturaleza del bien jurídico lesionado por los hechos cometidos por el menor.

    ; Realización de tareas socio-educativas

    La persona sometida a esta medida ha de realizar, sin internamiento ni libertad vigilada, actividades específicas de contenido educativo encaminadas a facilitarle el desarrollo de su competencia social.

    ; Amonestación

    Esta medida consiste en la reprensión del menor llevada a cabo por el Juzgado de Menores y dirigida a hacerle comprender la gravedad de los hechos cometidos y las consecuencias que los mismos han tenido o podrían haber tenido, instándole a no volver a cometer tales hechos en el futuro.

     7

    ; Privación del permiso de conducir ciclomotores o vehículos a motor, o del

    derecho a obtenerlo, o de las licencias administrativas para caza o para uso

    de cualquier tipo de armas

    Esta medida podrá imponerse como accesoria cuando el delito o falta se hubiese

    cometido utilizando un ciclomotor o un vehículo a motor, o un arma.

    ; Inhabilitación absoluta

    Esta medida produce la privación definitiva de todos los honores, empleos y

    cargos públicos sobre el que recayere, así como la incapacidad para obtener los

    mismos o cualesquiera otros y la de ser elegido para cargo público durante el

    tiempo de la medida.

Medidas terapéuticas

    ; Internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto. En los

    centros de esta naturaleza se realizará una atención educativa especializada o un

    tratamiento específico dirigido a personas que padezcan anomalías o

    alteraciones psíquicas, un estado de dependencia de bebidas alcohólicas, drogas

    tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que

    determinen una alteración grave de la conciencia de la realidad. Esta medida

    podrá aplicarse sola o como complemento de otra medida. Cuando el interesado

    rechace un tratamiento de deshabituación, el Juez habrá de aplicarle otra medida

    adecuada a sus circunstancias.

    ; Tratamiento ambulatorio

    Las personas sometidas a esta medida habrán de asistir al centro designado con

    la periodicidad requerida por los facultativos que les atiendan y seguir las pautas

    fijadas para el adecuado tratamiento de la anomalía o alteración psíquica,

    adicción al consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias

    psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que padezcan. Esta medida podrá

    aplicarse sola o como complemento de otra medida. Cuando el interesado

    rechace un tratamiento de deshabituación, el Juez habrá de aplicarle otra medida

    adecuada a sus circunstancias.

    Para la elección de la medida o medidas adecuadas se atenderá, no sólo a la prueba y valoración de los hechos, sino especialmente a la edad, las circunstancias familiares y sociales, la personalidad y el interés del menor.

    Los Juzgados de Menores no podrán imponer medidas por tiempo superior al solicitado por el Ministerio Fiscal o acusador particular ni medidas de internamiento por tiempo superior al que habría durado la pena privativa de libertad si el menor, de haber sido mayor de edad hubiera sido declarado responsable de acuerdo con el Código Penal.

     8

Reglas para la aplicación de las medidas

Reglas generales

1ª Cuando los hechos cometidos sean calificados de falta, sólo se podrán imponer las

    medidas de libertad vigilada hasta un máximo de seis meses, amonestación, permanencia de fin de semana hasta un máximo de cuatro fines de semana, prestaciones en beneficio de la comunidad hasta cincuenta horas, privación del permiso de conducir o de otras licencias administrativas hasta un año, la prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez hasta seis meses, y la realización de tareas socio-educativas hasta seis meses.

2ª La medida de internamiento en régimen cerrado sólo podrá ser aplicable cuando:

    a) Los hechos estén tipificados como delito grave por el Código Penal o las

    leyes penales especiales.

    b) Tratándose de hechos tipificados como delito menos grave, en su ejecución

    se haya empleado violencia o intimidación en las personas o se haya

    generado grave riesgo para la vida o la integridad física de las mismas.

    c) Los hechos tipificados como delito se cometan en grupo o el menor

    perteneciere o actuare al servicio de una banda, organización o asociación,

    incluso de carácter transitorio, que se dedicare a la realización de tales

    actividades.

3ª La duración de las medidas no podrá exceder de dos años, computándose, en su

    caso, a estos efectos el tiempo ya cumplido por el menor en medida cautelar. La medida de prestaciones en beneficio de la comunidad no podrá superar las cien horas. La medida de permanencia de fin de semana no podrá superar los ocho fines de semana.

    4ª Las acciones u omisiones imprudentes no podrán ser sancionadas con medidas de internamiento en régimen cerrado.

Reglas especiales de aplicación y duración de las medidas:

    1.Cuando se trate de los hechos previstos en la regla 2ª precitada (aquellos en los que la medida de internamiento en régimen cerrado puede aplicarse) el Juez, oído el Ministerio Fiscal, las partes personadas y el equipo técnico, actuará conforme a las reglas siguientes:

    a) si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere catorce o quince años de edad, la medida podrá alcanzar tres años de duración. Si se trata de prestaciones en beneficio de la comunidad, dicho máximo será de ciento cincuenta horas, y de doce fines de semana si la medida impuesta fuere la de permanencia de fin de semana.

    b) si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere dieciséis o diecisiete años de edad, la duración máxima de la medida será de seis años; o, en sus respectivos casos,

     9

    de doscientas horas de prestaciones en beneficio de la comunidad o permanencia de dieciséis fines de semana.

    En este supuesto, cuando el hecho revista extrema gravedad, el Juez deberá

    imponer una medida de internamiento en régimen cerrado de uno a seis años, complementada sucesivamente con otra medida de libertad vigilada con asistencia educativa hasta un máximo de cinco años. Sólo se podrá sustituir, modificar o dejar sin efecto la medida una vez transcurrido el primer año de cumplimiento efectivo de la medida de internamiento.

    A los efectos previstos en el párrafo anterior, se entenderán siempre supuestos de extrema gravedad aquellos en los que se apreciara reincidencia.

    2. Cuando el hecho sea constitutivo de alguno de los delitos tipificados en los artículos 138, 139, 179, 180 y 571 a 580 del Código Penal, o de cualquier otro delito que tenga señalada en dicho Código o en las leyes penales especiales pena de prisión igual o superior a quince años, el Juez deberá imponer las medidas siguientes:

    a) si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere catorce o quince años de edad, una medida de internamiento en régimen cerrado de uno a cinco años de duración, complementada en su caso por otra medida de libertad vigilada de hasta tres años.

    b) si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere dieciséis o diecisiete años de edad, una medida de internamiento en régimen cerrado de uno a ocho años de duración, complementada en su caso por otra de libertad vigilada con asistencia educativa de hasta cinco años. En este supuesto sólo podrá hacerse uso de las facultades de modificación, suspensión o sustitución de la medida impuesta, cuando haya transcurrido al menos, la mitad de la duración de la medida de internamiento impuesta.

    3. En el caso de que el delito cometido sea alguno de los comprendidos en los artículos 571 a 580 del Código Penal, el Juez, sin perjuicio de las demás medidas que correspondan con arreglo a esta Ley, también impondrá al menor una medida de inhabilitación absoluta por un tiempo superior entre cuatro y quince años al de la duración de la medida de internamiento en régimen cerrado impuesta, atendiendo proporcionalmente a la gravedad del delito, el número de los cometidos y a las circunstancias que concurran en el menor.

    4. Las medidas de libertad vigilada previstas deberán ser ratificadas mediante auto motivado, previa audiencia del Ministerio Fiscal, del letrado del menor y del representante de la entidad pública de protección o reforma de menores al finalizar el internamiento, y se llevará a cabo por las instituciones públicas encargadas del cumplimiento de las penas.

Pluralidad de infracciones

    1. Los límites máximos establecidos para la duración de las medidas serán aplicables, aunque el menor fuere responsable de dos o más infracciones, en el caso de que éstas sean conexas o se trate de una infracción continuada, así como cuando un sólo hecho constituya dos o más infracciones. No obstante, en estos casos, el Juez, para determinar

     10

Report this document

For any questions or suggestions please email
cust-service@docsford.com